El PSIB dice que la importación de residuos generará 630.000 kilos de CO2 al año

22.09.2012 23:22

Cosme Bonet asegura que ningún miembro del Partido Popular ha sabido explicar los beneficios concretos que traerá a la isla la importación de residuos

DIARIODEMALLORCA.ES/EFE. PALMA El diputado socialista Cosme Bonet ha afirmado hoy que la importación de residuos a Mallorca generará 630.00 kilos de dióxido de carbono al año y perjudicará la imagen internacional de la isla, lo que afectará a la industria del turismo.

Bonet ha indicado en declaraciones a la prensa que la propuesta del equipo gobierno del Consell de Mallorca de importar residuos para amortizar la incineradora de Son Reus supondrá el paso de más de más de 12.600 camiones de basura que circularán por las vías de la isla anualmente.

Esto supone unos 70 vehículos diarios con 30 kilos de residuos cada uno, ha precisado el diputado socialista, que ha incidido en que este tráfico de camiones colapsará incluso las carreteras de Mallorca, afectando a la vida cotidiana de sus habitantes.

En opinión de Bonet, los únicos que defienden la idea de "convertir a Mallorca en el vertedero de Europa" es el PP "aunque sin argumentos" porque incluso algunos ayuntamientos, como el de Alcúdia, y las patronales han mostrado su preocupación por el tema.

Para Bonet, ningún miembro del Partido Popular ha sabido explicar los beneficios concretos que traerá a la isla la incineración de estos residuos.

La consellera del PSIB-PSOE en el Consell de Mallorca Mercedes Garrido ha apuntado, por su parte, que esta importación de residuos, cuya propuesta del equipo de gobierno insular se basa en una futura rebaja de la tasa de basuras, solo conseguirá reducir en 6,8 euros este impuesto anual.

Esta cantidad es menor a la que se cobra por la tarjeta sanitaria (10 euros), ha aportado Bonet, para quien "es incongruente que un partido que sube el IVA y el céntimo sanitario quiera vender de esta manera una aberración ecológica como esta".

"Están vendiendo Mallorca a cambio de residuos", ha enfatizado Garrido.

Según los socialistas, el proyecto habla de traer 100.000 toneladas de residuos, aunque a los ayuntamientos se les ha informado de 200.000; sin embargo, Bonet ha indicado que, no obstante, el PP ha dicho que intentará aprovechar al máximo la capacidad de la incineradora, lo que significa que se pueden llegar a importar hasta 380.000 toneladas, una vez quemadas las basuras propios de Mallorca.

Además, esta quema de residuos generará 630.000 kilos de CO2 anuales, ha detallado Bonet, que ha alertado del riesgo de esta contaminación y de lo que la propia llegada de basura a la isla pueden suponer para el turismo de calidad, incluso al de cruceros que pretende fomentar el Govern.

"Cada día que pasa se está perjudicando más la imagen internacional de Mallorca, porque no se puede pedir silencio, esto se va a saber y se está sabiendo ya en Europa", ha apostillado el diputado del PSIB-PSOE.

Para Bonet, el equipo de gobierno del Consell de Mallorca pretende comparar Alcúdia -a donde llegarán inicialmente las basuras- con el puerto holandés de Rotterdam.

"No pueden pretender competir con la región más industrializada de Europa en la quema de residuos cuando la principal industria de la isla tiene que seguir siendo el turismo", ha insistido.

Por esta razón, los socialistas han solicitado que se renegocie el contrato con la concesionaria de Son Reus, lo que es factible, según Bonet, gracias a la mayoría del PP en gran parte de las instituciones locales, y que se dé marcha atrás en esta propuesta.

En este sentido, el diputado socialista preguntará por este tema al conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, el próximo martes en el pleno del Parlament y Garrido presentará un moción en el siguiente plenario de octubre del Consell de Mallorca, en la que solicitará la retirada de este proyecto.