El viernes empezó la destrucción de la última zona húmeda de Palma: Ses Fontanelles.

04.12.2012 19:58

Se trata de una pequeña parte del antiguo Prat de Sant Jordi, una extensa albufera que fue desecada y transformada hace más de un siglo para usos agrarios. Hacia los años 60, el entorno de Ses Fontanelles comenzó a urbanizarse: hoteles, carreteras, aeropuerto, urbanizaciones etc. Hacia los años 70, parte de este rico humedal se convirtió en un vertedero de escombros, sufriendo un enorme proceso de degradación. Este espacio resistió y conservaba unos 325.000 m2 de zona húmeda. Ahora se destruye para construir un gran centro comercial. Los responsables: Ayuntamiento de Palma y Riofisa.

Fuente: GOB