"La Posidonia es para ricos": nuestro patrimonio natural arrasado

2012-08-27 12:02

Carlos M. Duarte

Profesor de Investigación, CSIC, en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA)

Este verano está siendo diferente en casi todo.

Mientras nadaba en Mallorca el sábado pasado dos bañistas pasaban a mi lado hablando de... sí, ¡de la prima de riesgo!

Pocos minutos después sobrevolaban nuestras cabezas un hidroavión que cargaba agua a unos cientos de metros para apagar un incendio cercano. Al regresar a casa sigo oyendo el ir y venir del avión mientras veo una columna de humo en la lejanía.

Eso sí que sigue igual: como cada verano vemos como nuestro patrimonio natural es arrasado, la mayor parte de las veces por fuegos intencionados. Especulo con que quizás los bañistas que me crucé se estuviesen preguntando "¿Como va la prima de riesgo de nuestro patrimonio natural?", que como ya sabemos es jerga para referirnos a nuestra confianza en el futuro de nuestro patrimonio natural.

Este verano se alinean dos factores de riesgo: (1) las olas de calor, con alta temperatura y sequía, lo que cada vez veremos con mayor frecuencia e intensidad como resultado de las emisiones de gases de efecto invernadero, y (2) la crisis económica como excusa para reducir los medios para combatir los incendios y las actuaciones de prevención. A juicio de su valoración por los ciudadanos, quizás debiéramos añadir la (¿in?)competencia del ministro del ramo, el Sr. Arias Cañete (valoración en el Barómetro del CIS de Julio 3.59), como un factor de riesgo adicional.

Lo que es menos evidente es que por debajo del espejo de agua sobre el que se posa el hidroavión del dispositivo contra incendios también arde un fuego, esta vez sin humo y sin llama, difícil por tanto de detectar, pero que también arrasa nuestro patrimonio natural. Las anclas y cadenas de las embarcaciones fondeadas labran el fondo marino y arrancan las matas de Posidonia, el gran tesoro natural del Mediterráneo.

Los navegantes ven los bosques de Posidonia* como manchas oscuras que se alternan con el color turquesa de las aguas sobre fondos desnudos, derivado de la dispersión de la luz por las blancas arenas del litoral balear, y se dividen entre los que la consideran algo positivo y aquellos que la consideran una molestia.

 

Para seguir leyendo:

 Fuente: http://www.huffingtonpost.es/carlos-m-duarte/la-posidonia-es-para-ricos_b_1811126.html