Manifestación: Hasta aquí hemos llegado

Son demasiadas las consecuencias de un turismo desbordado... Mal gestionado: ruido, contaminación, subida de alquiler de locales y viviendas, pérdida de tranquilidad, aumento de los negocios dirigidos hacia los turistas (con la consiguiente subida de precios del producto/ servicio que ofrecen ), etc, etc, etc.

Hay trabajo, sí. ¿Pero qué tipo de trabajo? ¿En qué condiciones? ¿Nos tenemos que conformar? ¿Nos enriquece y nos hace evolucionar como sociedad?

Queremos que el futuro nos traiga un amplio abanico de alternativas laborales: arte para las mentes creativas y apasionadas, ciencia para las investigadoras incansables, agricultura ecológica para los amantes de la tierra, inversión para que las personas solidarias lleven a cabo proyectos maravillosos... y si, también trabajo en el sector del turismo...pero con estrictas limitaciones, de calidad y con conocimiento.

NO QUEREMOS VIVIR ( O MALVIVIR) EXCLUSIVAMENTE DEL TURISMO.