“Cuando la política de vivienda es seria, se apuesta por tener un grupo importante de viviendas”

02 de mayo de 2017
El Observatorio de la Gentrificació de Palma entrevista a Ivan Murray, doctor en geografía por la Universitat de les Illes Balears (UIB) y MsC en sostenibilidad medioambiental por la University of Edinburgh, sobre la Gentrificació, el turismo y otras cuestiones relacionadas que afectan directamente las vidas de los baleares.


Entrevistador: No podemos analizar los procesos de gentrificació que se están dando en las Islas sin hablar de turismo. En este sentido, el Gobierno Balear apuesta por este sector como motor de la economía y está promoviendo, especialmente, su desestacionalización. ¿Por qué se considera que este formato es más sostenible? ¿Hay turismo sostenible?

Iván Murray: Lo que se persigue es un crecimiento exponencial, pero esto es inviable desde el punto de vista físico e indeseable desde el punto de vista social. La desestacionalización es una política equivocada y en el futuro tendremos que reducir nuestros circuitos económicos (de producción, consumo y distribución) de manera forzosa. En mi opinión, vale más que nos avancemos y lo hagamos de manera voluntaria y organizada.

E: Si se persigue este crecimiento exponencial… ¿Cuál ha sido la causa real de las reacciones del Gobierno en relación a la ampliación anunciada por AENA?

Murray: AENA es una de las principales empresas de Mallorca y, en cambio, buena parte de lo que se extrae de allí se esparce por todo el territorio estatal. Se trata de una demanda para poder controlar más este organismo, que se está privatizando y pasando a mano de las grandes constructoras… ¿Qué haría el Gobierno si se encontrara en situación de poder gestionar el aeropuerto? Seguramente, ampliaría… Pero sería una ampliación “nuestra”.

De lo que se ha ido tirando, cuando han acaecido oleadas expansivas, es ampliar todo tipo de estructuras (de gestión de residuos, desalinizadoras, depuradoras, infraestructuras aeroportuarias, etc.) para propulsar estos ciclos. De hecho, todavía vivimos de la planificación política expansiva de finales de los 80 y principios de los 90. En estos años, se construye un macro aeropuerto que da cabida a 35 millones de pasajeros. Este año llegaremos a los 30 millones de pasajeros. Seguramente, un día nos dirán (ya hemos recibido el primer aviso) que hay necesidad de una nueva ampliación.

Cómo que se están reduciendo, a nivel internacional y en el Estado español, otras vías económicas de sustento, casi todo el mundo está invirtiendo más en la vía turística, entonces, la competitividad entre espacios es más bestia y  habrá una lucha cada vez más encarnizada para poder atraer un mayor número de turistas. No sabemos cuánto se gasta para atraerlos, ni tampoco podemos compararlo en relación a lo que realmente dejan a nivel de ingresos en las Islas Baleares. Por no hablar otras dimensiones como los costes sociales, biofísicos, etc.

E: ¿Cuál es el marco normativo que afecta la gentrificació? ¿Existe alguna fórmula para que la vivienda deje de ser utilizada como producto financiero?

Murray: Son cosas bastante obvias, no es inventar la pólvora. Se trataría de hacer una política fiscal progresiva que no premie las inversiones inmobiliarias, sino todo el contrario.

También se tendrían que desarrollar vías para facilitar nuevas formas de tenencia de vivienda como, por ejemplo, las cooperativas. En el Estado Español son inexistentes… En cambio, hay en todo toda Europa.

Cuando la política de vivienda es seria, se apuesta para tener un grupo importante de viviendas no segregadas y se desarrollan toda una serie de mecanismos para dificultar que sean uno de los principales de extracción de beneficios por parte del capital. Uno de estos mecanismos podría ser el de dificultar la obtención de préstamos hipotecarios para evitar que se conviertan en la principal estrategia de las entidades financieras.

Por supuesto, las inversiones públicas en el entorno urbano tendrían que ser muy diferentes y tendrían que ir combinadas con otras políticas. Para poner un caso, se destinó mucho dinero para generar un paisaje de buena calidad en Sa Gerreria, pero sin una política que lo acompañara y pusiera trabas al uso especulativo de aquel espacio. Esto ha desembocado en una dinámica típica de gentrificació.

E: La propuesta para regular el alquiler turístico, ¿ha recibido numerosas reacciones en contra, cuál es tu punto de vista?

Murray: Respecto a la ley del alquiler turístico, el debate está muy polarizado. Hay un colectivo que está tomando posiciones muy claras para que el uso de la vivienda se flexibilice todavía más. De momento, con esta propuesta de ley, no se quiere entrar en conflicto con las clases propietarias que están participando en la fiesta del alquiler turístico. Se transmite, en caso de conflicto, el poder de decisión a los consejos, el ayuntamiento, las comunidades de vecinos, etc. Esto posibilitará que se den procesos de concentración de capital. Quienes pueden decidir son los propietarios, y todos tienen el mismo objetivo. Por eso, podremos llegar a encontrarnos en situaciones en que los capitales controlen zonas enteras de la ciudad con la perspectiva de extraer una rentabilidad turística. Estas zonas o piezas serán como hoteles, ya no habrá vecinos. Todo un espacio urbano se habrá convertido en una zona de extracción de plusvalías turísticas y con un “mono uso”.

E: Es surrealista…

Murray: Pero ya se está dando a otros lugares del mundo.

E: En cuanto a la posibilidad de delimitar los alquileres turísticos en zonas, ¿qué opinas?

Murray: Yo, básicamente, no dejaría hacer alquiler turístico en viviendas plurifamiliares. Por lo tanto, en el caso de Palma, buena parte de la ciudad ya quedaría al margen. Tampoco dejaría hacer alquiler turístico en las zonas turísticas porque ya están muy saturadas.

En definitiva, no discutiría sobre zonas porque, normalmente, los afectados son los centros urbanos, que son los espacios de viviendas plurifamiliars.

E: ¿Es mucho más difícil iniciar una transición socioecològica que resolver problemas tan importantes como el de la vivienda que se dan en el modelo económico actual?

Murray: Iniciar una transición es iniciar un proceso contra la hegemonía…

E: Pero si seguimos así, como has dicho, se tendrá que iniciar igualmente en algún momento… ¿no?

Murray: La diferencia está en quién lidera este proceso. Si es mandado por unas fuerzas colectivas o unas élites. Si hay unas élites que dirigen, la respuesta será más jerarquizada y con muchos más conflictos. Si, en cambio, dejamos el tiempo pasar, que seguramente es lo que sucederá (de momento no vamos hacia una toma de decisión colectiva), nos encontraremos con una situación imprevista, de colapso. Será un caso de emergencia y un grupo liderará la respuesta, lo cual no beneficiará las clases populares.

La transición socioecològica implica replantear y cuestionar los privilegios de unas élites. Si se tiene que plantear algo, tiene que ser fuera del marco normativo del propio capital. Lo cual es muy complicada en un sistema capitalista.

E: Son muchas las acciones ciudadanas y de varias organizaciones que están surgiendo en reacción a la gentrificació y a la masificación de diferentes lugares de Mallorca. Van desde la oposición a cuestiones concretas cómo, por ejemplo el alquiler turístico de viviendas familiares, hasta la apuesta por un cambio de modelo productivo, el crecimiento o la re apropiación común del territorio urbano.  Hay entidades, como por ejemplo el GOB, que cruzan en la importancia de sensibilizar los turistas sobre la realidad de la isla. ¿Qué pueden hacer ellos, los turistas, en este sentido?

Murray: Quizás es efectivo porque que da mucha visibilidad y puede redimensionar el conflicto. Pero, al margen de esto, no tiene muy sentido, los turistas son un producto. Están inmersos en un circuito. Sobre todo, se tiene que actuar sobre los elementos que activan este circuito, no sobre los que transitan en él.

E: En cuanto a Palma, ¿hacia qué barrios crees que se dirigirá el flujo de personas “gentrificadas”. ¿Es posible que entremos en un proceso indefinido de gentrificaciones sucesivas?

Murray: No se puede repetir indefinidamente. Cada vez se aceleran más los procesos. Desde finales de los 70 y hasta principios de los 80, hemos vivido  una aceleración de los circuitos financieros, pero también de las crisis. Cada vez con más impacto.

Vemos como se van escalonando mecanismos de desplazamiento y gentrificación. Cada vez hay más gente que “pierde” dentro de la ciudad pero, siempre, hay alguien que está incluso peor que el colectivo de desplazados. Suele ser una caída en forma de dominó.

continuar leyendo: https://iniciativesxxi.com/es/gentrificacio/quan-la-politica-dhabitatge-es-seriosa-saposta-per-tenir-un-parc-important-dhabitatges/